Si te estás planteando una escapada a la Vall de Boí con niños aquí encontrarás la más completa información e inspiración basada en nuestra propia experiencia. Más abajo y para tu comodidad encontrarás un práctico mapa con todas las recomendaciones localizadas.

A salvo de las aglomeraciones la Vall de Boí es uno los destinos montañeros más familiares, coquetos y fotogénicos del Pirineo catalán. Uno de esos lugares con personalidad que hay que visitar al menos una vez a la vida.

La Vall de Boí es el nombre tanto del pequeño valle de la comarca que ocupa casi totalmente la pequeña comarca de la Alta Ribagorça como al municipio en él que se asienta y del que toma su nombre. Dentro de éste se encuentran dispersas pueblecitos encantadores de calles y casas de piedra como son Barruera, Boí, Taüll, Durro o Erill La Vall.

Para situarnos aun más, la comarca de la Alta Ribagorça se encuentra a su vez en el extremo noroccidental de la provincia de LLeida separada y unida al mismo tiempo por el Río Noguera Ribagorçana con la comarca hermana oscense de La Ribagorza (de la que tratamos en esta entrada) con la que comparte una importante herencia lingüística y cultural.

La Vall de Boí con niños

Ruta cámpervan por la Vall de Boí

Con mi hermana y mi sobrina. La expedición viajera a la Vall de Boí al completo

Montañas de la Vall de Boí. Fotografía: © Formatgeria Petit Saüc (Taüll)

Durante siglos y hasta no hace tanto la Vall de Boi fue una de los valles más aislados e inaccesibles de todos los Pirineos perteneciente al condado del Pallars. Sus duras condiciones de vida y su despoblación han convertido paradójicamente hoy a la Vall de Boi en una de las comarcas pirinaicas más auténticas, mejor preservadas y más recomendables para viajar con niños con atractivos Patrimonio de la Unesco y numerosas maneras de disfrutar de una prodigiosa naturaleza de media y alta montaña.

Algo que vale la pena saber es que la Vall de Boí ha sido reconocida con el distintivo de Destino de Turismo Familiar por la Generalitat de Cataluña.

Oficina de Turismo Vall de Boí en Barruera

Lo primero que os recomendamos es visitar a la entrada del valle la Oficina de Turismo de la Vall de Boí donde poneros al día con las ofertas, catálogos con horarios y precios actualizados de multitud de actividades y servicios turísticos de toda la zona. En la oficina hay un rincón para que los niños pinten así como una pequeña biblioteca.

En la oficina podéis obtener gratis los mapas de orientación y juegos con tres niveles de dificultad de Barruera, Durro y Taüll para que los niños aprendan a relacionarte con el medio y descubran la Vall de Boí.

Aprovechad si necesitáis comprar algo pues en Barruera se encuentran diversos bares, restaurantes, farmacia y tiendas de comestibles donde aprovisionarse.

Planes en la Vall de Boí con niños

1. Establecer un buen campamento base

Antes de nada, lo primero. Estas son las diferentes opciones destacadas para alojarse en la Vall de Boi con niños. Recordad que siempre es aconsejable consultar y reservar con tiempo antes de visitar un destino como este.

Camping Boneta

El Camping Boneta es toda una referencia campista en la Vall de Boí. El camping Boneta está situado en Barruera a 350 metros de la iglesia de Sant Feliu de Barruera. Además de zona de acampada para tiendas y campers ofrece bungalows con suelo de parquet, sala de estar con TV de pantalla plana, cocina equipada con comedor. A destacar que desde el mismo camping se pueden hacer varias excursiones sin necesidad de coger el coche.

Casa del Batlle en Sarroqueta

Situada muy cerca de Pont de Suert y la Vall de Boí la Casa del Batlle en Sarroqueta es toda una joya para ir en familia. Además de sus 5 apartamentos independientes completamente equipados podréis disfrutar de multitud de actividades y servicios. Dispone de una gran sala de estar de 90 m2 con biblioteca, juegos de mesa además de una gran chimenea, piscina de verano, cama elástica grande, parque infantil y barbacoa.

Hotel El Rantiner

El Hotel Rantiner se encuentra en el precioso pueblecito de Taüll y ofrece aparcamiento gratuito, habitaciones familiares, cafetería y desayuno bufé. Las habitaciones son de de estilo rústico con suelo de madera y vigas vistas. Este coqueto hotel que recibe estupendas reviews está a 5 kms de la entrada del Parque Nacional Aigüestortes i Estany de Sant Maurici y a 10 kms de la estación de esquí cuenta con guarda-esquíes y servicio de alquiler de equipos para esquiar.

Hostal la Plaça

El Hostal la Plaça está en Erill la Vall justo enfrente de la iglesia románica de Santa Eulàlia,  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de un establecimiento de gestión y orientación familiar con habitaciones de estilo rústico y al tiempo muy cómodas (calefacción, TV de pantalla plana, suelo de madera y baño equipado). Excelente restaurante con menú infantil y cafetería. Aparcamiento incluido. Hay zona de juegos para niños.

Apartamentos Arenys de Boi

Los Apartamentos Arenys de Boi se encuentran en el núcleo de Boí. El alojamiento dispone de estudios y apartamentos abuardillados. Con un estilo rural, cocina y zona de estar con TV de pantalla plana. Destacan las vistas de los apartamentos exteriores y su zona de aguas: spa, sauna y bañera de hidromasaje, disponibles bajo petición previa. También gimnasio. Recepción abierta las 24 horas, zona común con rincón de juegos infantiles y servicio de guardaesquíes en invierno.

2. Saludar a las nutrias del Pont de Suert

Muchos visitantes de la Vall de Boí suelen pasar de largo por el Pont de Suert. Todo un error pues la pequeña y auténtica capital de la Alta Ribagorça de 2.300 habitantes bien merece un paseo por su centro antiguo y comercial.

Centre de Fauna del Pont de Suert. © Noanil.com

Pont de Suert con niños

Nutrias del Centre de Fauna. Foto: Visita el Pont de Suert

Además como atracción para las familias a escasos dos kilómetros de su centro destaca el Centro de Fauna del Pont de Suert antigua piscifactoría hoy está centrada en la la conservación natural. No estamos hablando de un zoo sino de un centro que se dedica al estudio y protección de ejemplares de visón europeo, trucha común, tritón del Montseny y su estrella: las nutrias!.

Entre las tareas de este centro se encuentra también la educación y sensibilización ambiental. Puede visitarse en grupo o de forma individua siendo una estupenda manera de entender, aprender y acercarse de forma respetuosa a las simpáticas nutrias, las auténticas estrellas del lugar hoy especie protegida y felizmente en proceso de recuperación en sus hábitas naturales.

Con visitas guiadas y frecuentes talleres. En el centro también se encuentra un estanque con cisnes, información turística y una exposición de artes de pesca de río. Además se pueden comprar productos agro-alimentarios elaborados en la comarca. Más información en este enlace.

3. Recorrer el Camí del Aigua

Para completar la visita al Pont de Suert además de recorrer su núcleo antiguo podéis hacer una excursión por el Camí del Aigua, un sendero tradicional recuperado que es todo un clásico para las familias locales.

Esta preciosa senda – ajardinada a su paso por el Pont de Suert – transcurre paralela a las caudalosas aguas del río Noguera Ribagorçana. El camino del agua va desde el Pont de Suert hasta Caldes de Boí, pero no es necesario hacerlo entero y puede hacerse por tramos.

El Camí del Aigua a su paso por el Pont de Suert

Nosotros lo hicimos desde Pont de Suert hasta casi la Font de la Mena pero si vais con niños según nos comentó gente del lugar es mejor hacerlo al revés siendo lo ideal seria coger el coche y dejarlo en el parking que hay en la misma fuente (punto kilométrico 345 de la carretera N-260).

Durante la excursión si nivel del agua no es muy alto podréis acercaros al Monasterio de Santa Maria de Lavaix. Antes consultar Se trata de un monasterio cistercense y protegido como bien cultural de interés local con más de mil años de historia anegado por el agua del embalse de Escales construido en el año 1955. Si les explicáis un poco a los niños la historia y lo antiguo que es la excursión será más interesante.

Otro tramo recomendable con niños es el que va desde el Pont de Suert hasta el núcleo de Castelló de Tor ya que en verano es posible bañarse en las frías y refrescantes aguas del río. Allí hay un puente románico de piedra que os va a encantar.

4. Tocar el cielo a través del románico

Ya entrados en la Vall de Boi con niños viniendo del Pont de Suert y pasado el núcleo de Barruera un imperdibles total de la Vall de Boi y seguramente su atracción más emblemática es su conjunto románico reconocido Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000.

Iglesia de Sant Joan de Boí

Estilizadas y elegantes y en un estado de conservación excepcional. Las Iglesias que forman parte de este patrimonio único son: de Sant Feliu de Barruera, la Nativitat de Durro, Sant Joan de Boí, Santa Maria de Cardet, Santa Maria de Taüll y, de especial interés, Santa Eulàlia de Erill la Vall y Sant Climent de Taüll, la más famosa de todas.

Un buen punto de partida para descubrir de forma didáctica como llegó el románico al valle en el SX es el Centro del Románico de la Vall de Boi situado en el precioso pueblecito de Eric La Val.

Täull

Con menos de 300 habitantes es el pueblo más “grande” y con más entidad de la Vall de Boí. Hoy totalmente volcado en el turismo y con numerosos alojamientos y tiendas, recorrer sus calles y casas empedradas situadas a 1.502 metros es una pura delicia, tanto como comprar los quesos o degustar los quesos con leche de cabra de Petit Saüc.

En Taüll se encuentra además de Santa Maria la famosa y archiconocida: Sant Climent de Taüll. No os perdáis por nada alguna de sus sesiones de video-mapping. A los niños les maravilla descubrir como gracias a las posibilidades de la técnica las pinturas de su famoso mural cobra vida. Las originales se encuentran en el Museo Nacional de Arte de Cataluña MNAC de Barcelona. Tras el video mapping se pueden subir los seis pisos de la torre para divisar una de las mejores vistas del valle.

Vall de Boí con niños

En el campanario de Sant Climent de Taüll

Todas las iglesias de la Vall de Boí abren todos los días del año menos el 25 de Diciembre y el 1 de Enero.

Especialmente en verano y Navidad es recomendable reservar con antelación. Las entradas tienen un precio realmente asequible, los niños menores de 10 años entran gratis. Más información de horarios, visitas guiadas (nada caras y del todo recomendables para sacarle todo el partido a la visita) así como compra de entradas en este enlace.

5. Pasear por una ruta de leyendas

Uno de los mejores momentos de nuestra visita a la Vall de Boi con niños y que os recomendamos es apuntaros a la ruta de leyendas que ofrece Roger Gras un joven guía de montaña que vino hace años a la Vall de Boi y se quedó a vivir allí. Roger conoce no solo cada uno de los caminos, bosques y cumbres de sus montañas sino también las leyendas que los pueblan.

Nuestro paseo por una ruta de leyendas con Roger Gras.

Escuchar estas leyendas en forma de cuentos es algo que dispara la imaginación de los niños así como sus piernas, así que las dos horas y media que toma este paseo en total por los caminos entre la Iglesia de Sant Joan de Boi y la de Santa Eulàlia de Erill La Vall nos pasaron volando

Volando e imaginando a los minairons, los seres diminutos que pueblan con sus travesuras esta parte de los Pirineos catalanes, atentos a las encantaires, mujeres que pueden encontrarse en cursos de agua, y cuyo símbolo son las ropas y juegos de cama de color blanco, entendiendo los motivos por los que antiguamente los pastores consideraban el cercano Monte Perdido como las montañas malditas o cual es la historia secreta que se cuenta en el pueblo sobre el final del antiguo pueblo de Erill La Vall.

Un recorrido apto para todas las edades y niños a partir de 5 años (o porteados). Más información sobre estas rutas en este enlace. También resulta de lo más recomendable el libro sobre leyendas locales Muntanyes Maleïdes de Pep Coll.

Caminando junto a Roger Gras por Erill La Vall

Genial Roger Gras, enhorabuena por la iniciativa y sensibilidad con los niños. Nos sentimos súper bien acompañados y nos enteramos de un montón de cosas sobre la Vall de Boi, su gentes, forma de vida, cultura y tradiciones. Vale la pena señalar que también ofrece otras rutas por la Vall de Boí.

6. Salir de excursión por un Pirineo privilegiado

Conjuntamente con su patrimonio románico esta es la atracción estrella de la Vall de Boí con niños y un motivo en si mismo suficiente para venir hasta aquí.

El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany Sant Maurici es el único de este carácter existente en Cataluña. Un espacio protegido que cuenta con 4 picos que superan los 3000 metros y una decena que superan los 2800 siendo una excelente representación de los principales ecosistemas que podemos descubrir en la alta montaña catalana.

Excursión hasta l’Estany Llong

En esta entrada nos referiremos a la parte del parque natural comprendida en la Alta Ribagorça ya este parque natural ocupa también otras tres comarcas vecinas como son el Pallars Sobirà, Pallars Jussà y la Valle de Arán.

Para situarnos bien en la Vall de Boí se encuentra la Casa del Parque de Boí un centro de interpretación y documentación con biblioteca, exposiciones permanentes e itinerantes. Una maqueta de todo el parque os mostrará la cantidad de lagos que tiene, más de 200, y situarlos en la ruta que haréis o ya habréis hecho. Con pantallas táctiles los niños podrán descubrir cómo se comporta la fauna y la flora del parque en cada una de las épocas del año, además de informaciones prácticas.

Las dos zonas principales del Parque Nacional incluidas situadas en el Valle de Boí por donde os podéis mover son Aigüestortes y Cavallers.

La zona de Aigüestortes es ideal para visitar en familia. Para acceder la major manera es tomar un taxi 4×4 en el pueblo de Boí junto al Parc Nacional que os dejará en el Planell d’Aigüestortes, a 1800 metros de altitud. Este trayecto en sí mismo ya les va a encantar a los peques de la casa pues ofrece vistas del Vall de San Nicolau y el Lago Llebreta.

Una vez allí se puede elegir entre dos excursiones clásicas o hacer ambas para un dia montañero redondo. Por una parte el itinerario circular por Aigüestortes con con algunos tramos de pasarelas de madera y que no presenta ninguna dificultad. Vale la pena asomarse también a cercano Mirador de Sant Esperit. Esta excursión os regalará a cambio unas vistas bucólicas en su poco más de una hora de un recorrido apto para cochecitos y personas con movilidad reducida.

La segunda opción es la que toma el camino hacia el Estany Llong que se hace por una pista forestal. Con una dificultad también baja el Estany Llong es una de las salidas mas típicas y fáciles para realizar con niños. Pero antes de llegar al Estany Llong entenderéis a qué se debe el nombre de Aigüestortes (aguas torcidas en español) observando como río se va dividiendo sucesivamente en varios riachuelos, puentes de madera que los va cruzando. Un paisaje alucinante con una duradación de unos 9 km ida y vuelta, unas 3 horas a ritmo lento y un desnivel de 165 m.

Otra excursión clásica por Aigüestortes sin necesidad de tomar el taxi 4×4 que también os puede encantar es acercarse al Estany Llebreta desde el aparcamiento conocido como Palanca de la Molina donde dejaremos el coche y empezaremos a caminar dejando el río Sant Nicolau a nuestra izquierda hasta llegar a un puente que nos dejará al otro lado del río, la Palanca del Pei. Iremos subiendo por la pista donde suben los taxis 4 x4 hasta al Planell de Aigüestortes y veremos la Ermita de Sant Nicolau y al cabo de un rato ya veremos el Estany Llebreta.

Hay multitud de excursiones, rutas y variantes posibles. Os recomendamos un buen mapa montañero de la Editorial Alpina…de los que no se quedan nunca sin batería.

Pantano de Cavallers

Pasado el Balneario de Cal des de Boi la carretera sigue hacia el Pantano de Cavallers, la segunda área de interés del parque nacional además de Aigüestortes y zona de paso tradicional hacia el norte con al Vall d’Arán es todo un paraíso para los excursionistas.

Una vez llegados allí se puede dejar el coche y admirar las magníficas vistas que os ofrece el pantano. Desde allí parten varias rutas. Con niños podéis ir hasta la cola del pantano y admirar la pequeña Cascada de Riumalo. Tardaréis sobre una hora en llegar. Hay otra excursión de unas 3 horas hasta el Estany Negre y enlazar con la mítica ruta de refugios Cavalls de Vent algo para familias montañeras más expertas.

Estar atentos porque la zona de Cavallers, menos visitada que otras partes del parque nacional. Un entorno que se caracteriza por el típico paisaje de alta montaña con lagos, canchales, prados y picos de más de 3.000m.

Roger Gras ofrece excursiones guiadas de unas 3 horas de duración especialmente adaptadas para familias centradas en la explicación de fauna y flora y el avistamiento a simple vista o con la ayuda de prismáticos de colonias de marmotas, sarrios y numerosas aves.

Recordad siempre ir bien preparados para las excursiones con calzado cómodo y adecuado para la montaña, agua, comida, protección solar y abrigo. Consultad antes la previsión meteológica y no dejar nunca basura.

Sendero interpretativo del Salencar

La Ruta de Salencar de Barruera es un paseo muy fácil y apto para toda la familia que incluye pasarelas y toma una hora total de duración.

Vall de Boi Salencar

Presa de Barruera. Vall de Boí. Foto: VallBoi.cat

Vall de Boí senderismo

Durante la ruta que parte del pueblo de Barruera pasamos por la Iglesia Románica de Sant Feliu de Barruera y, cruzando un largo puente de madera y luego caminando paralelos al río Noguera de Tor, aprenderemos a través de unos paneles informaticos sobre la fauna que habita del precioso humedal de Salencar entre la que se encuentran mariposas, patos, ardillas ranas el mágico Bernat Pescador, golondrinas y ardillas entre otros. Al final del camino encontraremos unos pequeños lagos y mesas para un pícnic.

7. Unirse a la fiesta pagana del fuego

Si alguien cree que las fallas son una tradición exclusiva de Valencia se equivoca. Las fallas de varias comarcas situadas a lado y lado del Pirineo se remontan a tiempos pre-cristianos y tienen que ver con la celebración de los ciclos solares relacionados con las cosechas.

Esta tradicion nombrada patrimonio inmmaterial de la humanidad por la Unesco tiene en La Vall de Boí una de sus expresiones más plenas de toda Cataluña y goza desde hace unos años de un reimpulso que las hace más especiales aun si cabe.

Menudo (y autèntico) espectáculo!. Solo hace falta imaginar la cara de los niños al verlo. En la Vall de Boí cada pueblo la bajada ritual de árboles en llamas desde las montañas (fallas) se celebra en una fecha diferente siempre desde mediados de Junio hasta mediados de Agosto.

Las fechas són: en Durro, Boi y Barruera la segunda quincena de junio. En Erill la Vall y Taüll en julio y a mediados de agosto la bajada festiva del Pla de l’Ermita.

8. Jugar entre aguas

El agua o más bien las diferentes clases de aguas son otro de los grandes atractivos de cualquier viaje a la Vall de Boí con niños. Un punto de visita casi obligada es la visita al Balneario de Caldes de Boí.

Jardines del Balneario de Caldes de Boí. © Noanil.com

A los peques les va a encantar pasear por sus jardines e ir probando agua de las diferentes fuentes que os iréis encontrando. Hay 37 surtidores que van desde los 4º hasta los 56ºC.
La fuente más curiosa para los niños es la Font del Bosc porque hace olor a huevos podridos y no ven muy claro que se pueda beber. A ver quién de vosotros se atreve a probarla!

El balneario cuenta con dos hoteles, el Hotel Manantial de 4 estrellas y el Hotel Caldes, pensión de dos estrellas. Aunque no sea un balneario especialmente kids friendly las familias con niños pueden acceder al circuito termal de aguas (con piscina climatizada, jacuzzi, aceites esenciales) dentro de un horario delimitado cada tarde.

Si vais en verano encontraréis varias tiendecitas abiertas en el patio del hotel Caldes y en el pequeño lago veréis unos cisnes. Durante todo el año podréis disfrutar del parque infantil porque aunque los hoteles estén cerrados el recinto se puede visitar separadamente y sin coste alguno.

Vall de Boi con niños

Espléndida! Piscina municipal de Barruera. © Noanil.com

Cuando aprieta la calor estival en la Vall de Boí con niños hay una buena red de piscinas municipales descubiertas como son las del propio recinto del Balneario de Caldes, Boí, Barruera, y la del Pla de l’Ermita (donde se encuentra el resort de Boí Taüll) junto a la cual en verano instalan hinchables, trenecito y colchonetas además de un parque infantil con tirolina.

9. Hablar con los caballos

Esta es una actividad en la Vall de Boí con niños que siempre triunfa. La Rutlla es una granja y centro hípico situados en Barruera ofrece dos tipos de actividades ideales para familias: los paseos a caballo y la visita a la granja.

Granja e Hípica La Rutlla. Fotografía: Turismo Alta Ribagorça

Granja e Hípica La Rutlla. Fotografía: Turismo Alta Ribagorça

El paseo a caballo tiene una duración de unos 20 minutos y te dan una vuelta pasando por delante de las piscina y por el río donde se encuentra el parque infantil. Al final hasta hacen trotar a los caballos y con ver la cara de emoción de los niños ya merece la pena pagar lo que cuesta. Además disponen de servicio de brasería y bar donde disfrutar de un menú diario con productos ecológicos y de proximidad de la Vall de Boí.

Hay 4 visitas guiadas al día a la granja, de unos 30 minutos de duración. En la terraza hay un pequeño arenero con sombra perfecto por si los padres queréis tomar algo mientras los niños juegan seguros. Ver aquí la experiencia de la familia de Noanil.com

10. Disfrutar de la nieve en Boí Taüll

El interés por la Vall de Boí con niños revive en invierno sumando a su románico la estación de Boi Taüll. La estación no es muy grande pero tiene el plus de no estar masificada. Con buenas pistas, cuidadas y organizadas. Es una es una de las estaciones más familiares de toda Cataluña.

Dejando atrás el núcleo de Taüll se llega a esta estación más alta de todo el Pirineo (con una cota esquiable a 2.751m) a la cual podréis acceder con el telesilla de Puig Falcó, donde se dominan unas vistas increíbles.

Vall de Boí familias

Raquetas de nieve por Boí Taüll con Roger Gras

La estación cuenta Kione, su escuela de esquí así como Neret, la zona de esquiadores debutantes, trineos y jardín con juegos de nieve para los más pequeños así como una completa agenda de actividades para el fin de semana dirigida a niños.

Boi Taüll es ideal para excursiones con raquetas de nieve. El circuito circular de Pilaret del Pla de Durro está bien señalizado, tiene 4,2 km de longitud, poco desnivel y es muy adecuado para familias con niños. Os podéis llevar un trineo por si en algún momento los peques se cansan de caminar. Otra posibilidad es constratar una excursión de raquetas guiada por Roger Gras con niños a partir de 8 años. Se pueden buscar y comparar alojamientos para Boí-Taüll a través de este enlace.

+ info Vall de Boí con niños

Turismo Vall de Boí

Turismo Alta Ribagorça

Más destinos en Cataluña con niños

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!