Copenhague con niños en 20 planes para no perderse

>:/, Destinos, Experiencias/Copenhague con niños en 20 planes para no perderse

Lo pudimos comprobar, Copenhague con niños es un viaje perfecto. Todos los países nórdicos son un referente respecto a la conciencia social e integración de los más pequeños en la vida social. Es posible que Dinamarca sea el que destaca entre todos ellos.

Viajar con niños a Dinamarca os va a resultar un viaje cómodo y divertido porque, vayáis donde vayáis, siempre habrá un espacio diseñado pensando en los más pequeños de la casa. Para nosotros ha sido un gran descubrimiento, Copenhague es una ciudad de personalidad única que nos ha enamorado y a la que estamos deseando volver.

Nyhavn o Puerto Nuevo de Copenhague es punto de encuentro para turistas

La capital de Dinamarca (Copenhague o Copenhagen) y sus alrededores ofrece un montón de posibilidades por lo que deberéis seleccionar, en base a la edad de vuestros hijos, vuestros tiempo y vuestros intereses, aquellas actividades que más se ajusten a vuestra familia. Es difícil poder hacerlo todo pero, sea como sea, vuestro viaje a Copenhague con niños os reportará grandes satisfacciones.

Los jardines y palacios de Copenhague son de gran belleza

¿Dónde alojarse en Copenhague?

Como cualquier ciudad, Copenhague ofrece muchas alternativas para alojarse y la elección estará en función de vuestros gustos y de la economía familiar. En nuestro caso, aprovechamos la oportunidad de hacer un intercambio de casas en familia y nos alojamos al norte de la ciudad en una bonita casa en una zona residencial comunicada por tren con el centro de Copenhague.

Pero ¿qué otras alternativas hay? Sin duda, nosotros hubiésemos optado por el alquiler de un piso o casa a través de plataformas que os ofrecen tantas alternativas como facilidades en base a diversos precios y ubicaciones. Pero si preferís alojaros en un hotel, no olvidéis que en Dinamarca todos los hoteles ofrecen muchas facilidades si viajáis con niños y, en muchos alojamientos, no pagan en base a ciertas condiciones. Aquí os dejamos nuestra selección:

  • Hotel Tívoli (presupuestos holgados): vinculado al famoso parque de atracciones de la capital danesa, si viajas con niños a Copenhague, puede ser una opción super-agradable y divertida. Sus habitaciones y servicios están totalmente pensados para familias con hijos. Piscina de agua caliente, una preciosa zona de juegos, su terraza y sus originales habitaciones. 
  • Adina Apartment Hotel (presupuestos medio-altos): si prefieres alquilar un apartamento pero teniendo también los servicios de un hotel, esta web ofrece la posibilidad de alquilar a mejores precios si varias familias viajan conjuntamente. Cerca del maravilloso edificio de la Ópera, está ubicado cerca del mar y ofrece todos los servicios que podéis necesitar.
Copenhaguen con niños

Danhostel, un hostel moderno y familiar en Copenhaguen

  • Danhostel Copenhagen City o Albergue Juvenil de Copenhague (presupuestos medio-bajos). Aunque muchas veces asociamos la red internacional de albergues juveniles a hospedaje para jóvenes mochileros, no os equivoquéis, también son una muy buena opción si viajáis con niños. Este hostal ubicado en un edificio alto totalmente renovado tiene una amplísima oferta de diversas habitaciones familiares (como en la foto). En un ambiente desenfadado, habitaciones sencillas al puro estilo del diseño danés, podrás alojarte por unos 35 €/persona ofrece facilidades si viajas con niños pequeños.

También puedes ver y comparar en el siguiente enlace sobre Hoteles en Copenhaguen

Cómo moverse por Copenhague con niños

Movernos por Copenhague con niños es muy sencillo. Si os alojáis a las afueras podréis acceder al centro de la ciudad fácilmente mediante el transporte público (tren, metro y bus) y, una vez en el centro, lo mejor es caminar o recorrerla en bicicleta. Otra buena opción es combinar esto con un recorrido en barco hop on- hop off que te permite subir y bajar en diferentes lugares.

Máquina de venta de billetes de tren

El servicio de transporte publico ofrece una variedad de billetes reducidos que podéis consultar en la web de Visit Copenhagen. Los billetes pueden comprarse en las taquillas de las estaciones, en las máquinas expendedoras, al propio conductor en caso de los autobuses y en algunos kioscos.

Hay además billetes por tramos horarios y, si adquirís la Copenhagen Card, el transporte público está incluido. Además existe el City Pass y la Flexcard que ofrecen diversas posibilidades. Nuestra recomendación, ciertamente, es que no vas a necesitar utilizar demasiado el transporte porque el centro de la ciudad se recorre cómodamente a pie y en bici. Así que, haz tus valoraciones y decide en base a vuestra manera de viajar. En los puestos de información del aeropuerto puedes consultar las diversas opciones.

Con nuestras bicicletas en el vagón para bicis del tren

Alquilar bicicletas es realmente sencillo en Copenhague. Hay muchos establecimientos en diversos puntos de la ciudad y también podéis utilizar diversas aplicaciones móviles que te permiten alquilar bicicletas de diversas empresas que encontraréis en la calle, como es el caso de donkey republic.

Copenhague es una ciudad pensada para montar seguro en bicicleta y, gracias al amplio diseño de sus calles y espacios públicos, montar en bicicleta no resulta nada estresanete, a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades europeas como Amsterdam.

Bicicletas de alquiler en Copenhague

La tarjeta Copenhagen Card

Es interesante que conozcáis las posibilidades que ofrece la tarjeta Copenhagen Card que incluye la entrada a la mayor parte de lugares de interés cultural, histórico y de entretenimiento. Es una buena opción si vuestro ritmo de visita es intenso. Si preferís un ritmo más tranquilo, quizá no os interese ya que la tarjeta te permite acceso ilimitado a muchos lugares -además del uso del transporte público- pero con una limitación de tiempo de 1, 2 3 o 5 días que te obliga a aprovechar el tiempo al máximo.

Los niños menores de 10 años no necesitan Copenhagen Card si van acompañados de un adulto, los jóvenes de 10 a 15 años tienen una tarifa reducida. En nuestro caso, hicimos cuentas de los precios de los lugares que queríamos visitar a lo largo de los días de que disponíamos y vimos que no nos interesaba. Pero esto va a depender de si viajáis con niños pequeños o ya mayores, si preferís visitar lugares o simplemente callejerar la ciudad, etc. La podéis comprar en el aeropuerto y en otros muchos lugares. Para saber más clica aquí, 

Excursiones y visitas en Copenhaguen

Si vas a Copenhagen con niños con poco tiempo déjate llevar. Si quieres comprar entradas por anticipado para evitar colas y poder hacer hacer un free tour y excursiones y visitas guiadas te recomendamos consultar Copenhaguen Civitatis

¿Cuándo viajar a Copenhague?

Nuestro consejo no es muy original: siempre es mejor viajar a cualquier pais del norte de Europa en verano. En esta estación los días son algo más cálidos y, sobre todo, son muy largos, por lo que se puede disfrutar mucho más de las ciudades y de excursiones a cualquier lugar. Sus maravillosos bosques lucen de un verde espectacular y, aunque llueve habitualmente, cuando luce el sol este calienta y los cielos son de un azul intenso. Si estáis pensando en un viaje de larga duración, el verano es una gran opción.

Lleva en tu equipaje ropa para todas las estaciones: cada día puede ser diferente.

Pero no podemos olvidar que cada momento del año ofrece matices diferentes e imágenes únicas. El centro y norte de Europa pueden presumir de sus 4 estaciones y, en cada una de ellas, los paisajes son diferentes. En otoño, los colores de los bosques son indescriptibles. En primavera, la floración de jardines y parterres viste a las ciudades como si de un arcoiris biológico se tratase. Y, en invierno, con la llegada de la nieve y de la Navidad, las casas, los comercios y las calles se engalanan y se llenan de lucecitas para compensar la falta de luz.

Incluso en pleno verano hay momentos en los que hay que abrigarse en Copenhague

No olvides llevar en tu equipaje prendas de abrigo y para la lluvia. Un buen chubasquero en verano y ropa de lana -especialmente calcetines y manoplas- y buenos abrigos en los meses fríos del año. Copenhague es una ciudad que invita a vivirla y puede ser un plan perfecto para una escapada en cualquier momento y en cualquier estación.

Qué hacer en Copenhague con niños

Aquí os dejamos nuestras propuestas para disfrutar a tope de Copenhague con niños. Nosotros ahora viajamos con nuestros hijos de 6 y 8 años pero siempre que nos movemos ponemos atención y observamos a niños mayores y menores, recordamos como fue viajar con ellos cuando eran bebés e imaginamos como será a medida que vayan haciéndose mayores.

Copenhague es ideal para las familias con hijos menores de 5 años que suelen ser los que necesitan unas atenciones más especiales (para darles de comer, cambiarles, jugar libremente con seguridad, etc). Aquellos que ya tengáis niños algo más mayores podréis optar también a una diversión asegurada. Perfectas para combinar el interior y el exterior según lo pida el clima escandinavo y las ganas, estas son nuestros 20 planes recomendados para viajar a Copenhague con niños.

1. Pasear por el Nyhavn o Puerto Nuevo de Copenhague

Sin duda el lugar más conocido y emblemático de la ciudad. El Puerto Nuevo de Copenhague fascina a todo el mundo. Invita a turistas y daneses a pasear y sentarse en sus terrazas a tomar una cerveza o comer casi en cualquier momento de día. En Nyhavn se encuentra la casa en la que Christian Andersen vivió durante su etapa en Copenhague, allí encontraréis una tienda de recuerdos. 

Nyhavn es el famoso puerto de casas de colores

A escasos metros está el Teatro Real (Skuespilhuset), otro de los edificios modernos destacables de la capital danesa. Con una cafetería y restaurante muy remarcable, para nosotros, uno de los mejores lugares para comer nuestro picnic mientras admiramos el tráfico de barcos por el canal. Otra opción es comer una enorme hamburguesa en Hot Buns junto a la Plaza Nueva del Rey en Gothersgade.

Pasarelas junto al Teatro Real. Las zonas cercanas a los canales son ideales para pasear, comer y tomar el sol.

2. Disfrutar con toda la familia en el Parque de Atracciones Tivoli

El parque de atracciones Tívoli tiene la particularidad de ser el segundo parque de atracciones más antiguo del mundo -el primero es el Bakken, situado a las afueras de Copenhague- pues fue inaugurado en 1843. Desde entonces se ha ido actualizando y ofrece cantidad de atracciones, zonas de juegos y muchos restaurantes. Está situado justo en el centro de la capital danesa, al lado de la estación central de trenes, por lo que es muy accesible.

Una de las montañas rusas de los Jardines Tívoli

Es sin duda un imprescindible en esta ciudad y, si os gustan las atracciones fuertes, las encontraréis también. Pero además, si viajáis a Copenhague con niños pequeños comprobaréis que hay además espacios pensados solo para ellos.

El Parque de Atracciones Tívoli es cita obligada en la capital danesa

3. Tomar un barco para divisar la ciudad desde el mar y sus canales

Llueva o haga sol, los barcos de Canal Tours y otras compañías te ofrecen la posibilidad de ver la ciudad desde el agua. Como ocurre con otras ciudades nórdicas, como Estocolmo o Helsinki, Copenhague mira al mar y es imprescindible observarla desde este punto de vista. Sus elevadas torres, sus casas de colores, sus edificios antiguos y modernos… El conjunto arquitectónico de esta ciudad es equilibrado y muy interesante. A los más pequeños les encantará el paseo y a toda la familia le servirá para descansar mientras se navega relajadamente. Un buen lugar para tomar el barco es en el canal Nyhavn pero hay otros puntos que podréis localizar en el mapa de la ciudad.

Navegando por el canal Overgaden Oven Vandet cerca de Christiania

Son varias las compañías que ofrecen este servicio:
Canal Tours y Stromma: ofrece un recorrido de 1 hora con una persona que va explicando en directo el recorrido de los principales lugares de interés. El idioma viene establecido según el horario.
Stromma: con audio-guía en español permite contratar el servicio “hop on – hop off” válido para 48 horas con el que puedes recorrer la ruta por los principales puntos de interés y bajar y subir tantas veces como quieras.

Los niños tienen un descuento del 50 %. Nosotros elegimos esta opción y nos resultó muy acertada. En el trayecto te ofrecen auriculares y puedes elegir entre 10 idiomas independientemente del barco. Puedes bajar y subir tantas veces como quieras y la frecuencia es de un barco cada 45 minutos. Y, si compras el ticket online, hay descuentos.

Netto-Badene: es mucho más barato pero tiene menos horarios y no ofrecen el tour en español. Los barcos son más viejos pero si lo que te interesa es economizar, con este servicio podrás ver la ciudad y disfrutar también de la navegación.

El edificio de la Ópera

4. Recorrer los Jardines Churchill y el Kastellet

Copenhague destaca por sus zonas verdes en las que siempre hay espacios de juego y paseo muy agradables, sobre todo si viajáis en verano los robles, arces, castaños y otros árboles frondosos lucen espectaculares en sus diversas tonalidades. Hacer un picnic o tumbarse bajo estos árboles a observar los colores cambiantes, las nubes casi siempre presentes o las aves y otros animales que van y vienen puede ser una actividad perfecta en vuestro viaje a Copenhague con niños.

Cerca de los jardines Churchill está el Kastellet, antigua fortaleza militar

Los jardines de Churchill nos gustaron especialmente por estar situados junto al Kastellet o ciudadela que es una de las fortificaciones mejor conservadas del norte de Europa. Aunque se siguen realizando diversas actividades militares, se puede acceder libremente y pasear o hacer deporte recorriendo este bastión, su iglesia y su bonito molino. Para llegar hasta allí podéis tomar el metro hasta Osterport y caminar unos minutos hasta los jardines.

Los jardines Churchill, un buen lugar para pasear y descansar

5. Visitar la Sirenita (Den Lille Havfre) y conseguir una foto en la que no aparezcan otros turistas

Saliendo por la puerta norte del Kastellet llegaréis a la zona portuaria de Copenhague y allí, en un pequeño jardín que mira al mar encontraréis la famosa sirenita que es el icono de esta ciudad y es un homenaje al escritor y poeta más importante de este país: Hans Christian Andersen.

La Sirenita recibe cientos de visitantes cada día

Aunque todos conocemos sus cuentos de hadas a través de las adaptaciones dulcificadas de Disney, lo cierto es que suelen ser cuentos en muchas ocasiones complejos y duros, que reflejan la dura niñez de su autor y de la época que tuvo que vivir. La bella escultura de bronce no os defraudará aún cuando sean mucho los turistas que os acompañen en el momento de visitarla. Nosotros compartimos el momento con el mismísimo Papa Noel, de vacaciones en la ciudad!!!!

¿Véis a la Sirenita y a Papá Noel entre la multitud de turistas?

6. Descubrir los secretos de la Torre Redonda y su observatorio

En el centro de la ciudad, en Kobmagergade -una de las principales calles comerciales de la ciudad- encontraréis la torre redonda o Rundetårn. A los niños les encantará subir por su espiral que asciende en 7 vueltas y media hasta alcanzar el observatorio astronómico  que hay en la parte más alta. Si el día es soleado podréis disfrutar de espectaculares vistas de la ciudad. La torre guarda otras curiosidades como la sala de la antigua biblioteca de la universidad en la que ahora hay una interesante exposición. La torre tiene un alma hueca en su interior, un pozo sobre el que podréis situaros si os atrevéis a poneros de pie en el cristal instalado en la zona alta de la torre.

La Torre Redonda y su mirador en el centro de la ciudad

7. Subir a la torre de Christianborg

En la Isla del Castillo o Islote Slotsholmen está situado el palacio Christianborg que actualmente es la sede del Parlamento danés y el Supremo Tribunal. Este palacio tiene múltiples usos oficiales y está construido en el lugar sobre el que se han ido edificando diversos castillos desde el siglo XII.

Si viajáis a Dinamarca con niños subir a esta torre es una oportunidad para tener una visión completa de la ciudad. La entrada es gratuita y se puede subir hasta arriba en ascensor (incluso con sillas de ruedas y carritos) por lo que es accesible a todo el mundo. La única limitación es que solo se permiten que haya 40 personas en lo alto por lo que hay que esperar el turno. No suele haber demasiada cola y se debe pasar un control de seguridad a la entrada. Además podéis visitar el palacio con una audio-guía, para ello debeís comprar las entradas.

En Copenhague suele llover pero eso no nos impidió subir a la torre del Parlamento

Arriba encontraréis el restaurante-cafetería Tårnet al que se puede acceder reservando en su página web. Es un lugar bonito y elegante, los niños son bienvenidos, por supuesto. Si tenéis reserva para el restaurante podréis subir a la torre con preferencia.

8. Hacer un picnic y jugar en los jardines…cuando haya un día soleado

Todos y cada uno de los jardines son una opción perfecta si viajas a Copenhague con niños.  Pasear por la ciudad puede ser agotador -incluso en una ciudad tan cómoda y habitable como esta- por lo que los espacios abiertos con hermosos árboles y prados de hierba bien cortada harán las delicias de toda la familia. Los jardines del Rey o King’s Garden en el Castillo de Rosenborg (con su arenero y zona de juegos para los más peques de la casa), Ørstedsparken y el parque Østre Anlæg en el centro de la ciudad son muy accesibles. Si os apetece alejaros un poco más, una gran opción es Fælledparken y su increible zona de juegos, uno de los preciosos modelos creados por la empresa danesa Monstrum.

Pasando la tarde en los Jardines del Rey

En todos los jardines encontrareis alguna cafetería y aseos o bien en las zonas de acceso. Como por ejemplo, junto a los Jardines del Rey, el Big Apple Aps con deliciosos zumos naturales y recién hechos de fruta y verduras bien frescas, además de dulces y sandwiches que podéis adquirir si no lleváis el pícnic preparado.

Cookies y zumos de frutas recién hechos en Big Apple Aps

9. Aprender en el Museo de Geología y el Jardín Botánico

Una alternativa a la propuesta anterior puede ser visitar el museo de geología y el increíble jardín botánico de la universidad de Copenhague. Sus colecciones son de gran calidad, sus jardines bellísimos y la casa de las palmeras -un inmenso invernadero- os cautivará.

Además hay un café que abren en la temporada de verano y que también es una buena alternativa para un lunch o picoteo ligero. Cuando luce el sol los daneses se lanzan a la calle y a los jardines, a hacer picnic, jugar y tomar el sol. Si os gusta observar la naturaleza y sus bellas creaciones -seguro a que vuestros hijos les encanta- no dejéis de programar una visita a los jardines del botánico. Recordad que los cierran a las 6 de la tarde.

Acceso al Museo de Geología de Copenhague

10. Hacerse un hueco entre los turistas para ver el cambio de la guardia real en Amalienborg

Los países del norte de Europa combinan tradición y modernidad sin complejos. En el castillo de Amalienborg, cada día al mediodía, se produce el cambio de la guardia real. Este palacio es la residencia oficial de la familia real y cada día recibe a cientos de turistas en su plaza central. En realidad son cuatro palacios situados alrededor de la plaza en la que encontraréis la estatua ecuestre del rey Frederick V. Se puede visitar el palacio, sus jardines y ver el cambio de la guardia, esto último -según hemos leído- únicamente si la monarca está en el palacio.

El cambio de la guardia real en Amalienborg tiene lugar a las 12 del mediodía

Cerca del palacio está la la Iglesia Frederiks o iglesia de Mármol. Si os apetece podéis subir a su cúpula que ofrece vistas estupendas de la ciudad pero tened en cuenta que, aunque en algunas webs dicen que es gratuito, no lo es. Los adultos pagan 5 euros y los niños 3 y se deben subir unos 400 escalones.

La iglesia Fredericks está muy cerca del Palacio de Amaliensborg

11. Sentirse como un danés paseando la ciudad en bicicleta por la ciudad

Sin duda Copenhague es una ciudad pensada para sus ciudadanos y visitantes. Es probablemente una de las ciudades más habitables que hemos visitado. La mejor forma de recorrerla es en bicicleta y, como os hemos contado anteriormente, en barco. Hay muchos establecimientos que ofrecen alquiler de bicicletas con sillitas y carros para niños. Por ejemplo en la misma oficina de información de la estación de trenes podéis alquilar bicicletas o bien os indicarán donde hacerlo.

Otra alternativa más flexible es utilizar aplicaciones como Donkey Republic. En el momento que quieras alquilar una de sus bicis, simplemente tienes que bajar la aplicación en tu smartphone y seguir las instrucciones. En cualquier lugar de la ciudad vas a encontrar sus bicis aparcadas, puedes desbloquear una de ellas -o las que necesites- y utilizarlas mientras quieras.

Aún lloviendo, recorrimos la ciudad de Copenhague en bicicleta

12. Visitar el Museo de Historia Nacional de Dinamarca

Si os gustan los museos y la historia, este es vuestro museo. Las colecciones de este museo son magníficas y van desde la prehistoria hasta el siglo XXI recorriendo la sorprendente historia de la humanidad. Realmente, cuando podemos ver una exposición de este tipo, quedamos anonadados ante el recorrido que los seres humanos hemos realizado en unos pocos miles de años de historia. Con nuestras sombras, evidentemente, pero es un camino lleno de avances y experiencias de las que todos deberíamos tomar conciencia.

Acceso al museo de los niños en el Museo Nacional de Dinamarca

Dentro de este museo hay una sección dedicada especialmente a los niños.  Diversas salas para conocer la historia de Dinamarca a través del juego, de los disfraces, los oficios tradicionales, el arte y la creatividad. Una oportunidad para relajarse y una buena opción si las previsiones son de lluvias intensas en alguna de las jornadas de vuestra visita a Copehague con niños.

13. Recorrer Christiania y construir vuestra propia opinión sobre este lugar

La famosa comunidad de Christiania continúa siendo un reclamo en esta zona de la ciudad. Su historia se inició a principios de los años 70 cuando un grupo de padres derribaron los muros de un terreno militar abandonado para cubrir la necesidad de disponer de un espacio para que sus hijos pudiesen jugar. Esto dió lugar al desarrollo de un espacio en el que desarrollar un modo de vida comunal que ha llegado hasta nuestros días. Hoy en día sigue siendo un lugar de encuentro y de vida para muchas personas que buscan un modo de vida “alternativo”. No está de más hacer una visita y valorar por vosotros mismos el lugar aunque, nuestra impresión, es que ha perdido gran parte de su esencia.

Paseando por Christiania y nuestros hijos pensando… “¡¡¡qué mala olor hace aquí!!!”

14. Comer algo en Papiroen y disfrutar de las vistas de la ciudad

Papiroen se ha convertido en lugar de encuentro para los amantes de la comida internacional. La moda del Street Food también ha llegado a Copenhague y aquí encontraréis multitud de puestos con comida diversa para elegir.

Jugando en el exterior del Papiroen, al fondo, el Teatro Real o Skuespilhuset

Sin embargo, si queréis seguir nuestro consejo, a nosotros nos gustó mucho más la opción de comer justo al otro lado del canal, en el restaurante Ofelia del teatro Skuespilhuset.  Ya sea en sus mesas al aire libre o con vuestro propio picnic en el mirador. Esta zona del canal, justo al lado de Nyhavn, está mucho menos concurrida que la famosa street food del Papiroen y el edificio y su terraza son fantásticos.

Papiroen ofrece muchos puestos de comida internacional

15. Si no tenéis vértigo, subid a la torre de la iglesia de San Salvador

Con su curiosa torre con la escalera en espiral exterior, no apta para visitantes con problemas de vértigo, la iglesia de San Salvador o Vor Freisers Kirke es una de las más curiosas de Copenhague. Está muy cerca de Christiania y destacan en ella su altar y su órgano.

La torre con escalera exterior de la iglesia de San Salvador

Además pasear por el canal Overgaden Oven Vandet es muy agradable y detenerse a observar cómo se levantan los puentes del Butterfly 3-Way para dejar pasar los veleros es parada obligada. Desde aquí, podéis acudir a Papiroen donde está el Copenhagen Street Food. También se puede subir a la torre del Ayuntamiento, aunque su horario es limitado y para acceder hay que contratar la visita guiada al edificio.

16. Pasead e id de compras por la calle Stroget

Si os gusta ir de compras las calles Strøget, Kloster, Frederiks y Købma deben estar entre uno de vuestros objetivos. Dicen que Strøget es la calle peatonal más larga del mundo. y allí encontraréis las tiendas ya habituales en todas las zonas comerciales de las grandes ciudades pero también comercios típicos daneses. Destacaríamos especialmente los de mobiliario y decoración daneses que son famosos por su estilo unico e innovador desde hace décadas.

Visitar la tienda de Lego en la calle Storget suele ser una cita oligada

En esta calle encontraréis una tienda de Lego bastante grande que suele estar atestada de niños y adultos. Dinamarca cuenta son muchas empresas de fama internacional pero, probablemente ninguna supera a Lego.

Un buen lugar para merendar o desayunar en la zona y tomar un rico café es en las panaderías-pastelerías Lagkagehuset que encontraréis también en diversos lugares de la ciudad. Os aseguramos que caeréis rendidos ante sus panes y dulces diversos. Preparan buenos cafés y los precios son muy adecuados.

Si os gusta la decoración y los productos de papelería,  una buena opción es visitar la tienda Hay House, porque además,  desde la planta superior hay muy buenas vistas de la ciudad.

17. Dedicad todo un día al Museo Experimentarium

Nosotros no tuvimos tiempo para visitar este museo aunque estaba entre nuestros planes. Nos atrevemos a recomendárnoslo porque es una gran opción para pasar una jornada. Con una oferta increíble de actividades y una exposición amplísima, ofrece a niños y mayores la oportunidad de disfrutar aprendiendo activamente. Con un montón de juegos interactivos para todas las edades. No olvidéis que, en cualquier época del año, en Dinamarca llueve, por lo que es bueno tener un plan B para días de borrasca en el Mar Báltico.

Una de las salas del museo Experimentarium

18. Museo Christian Andersen ¿una buena opción?

El museo de Christian Andersen situado en la calle Rådhuspladsen junto al Ayuntamiento de la ciudad era una de las visitas que más esperábamos pero, después de haber visitado el museo de Odense -su ciudad natal- hemos de decir que nos supo a poco (aquí puedes leer nuestra experiencia). Aunque los incluimos entre nuestras recomendaciones, no sería una prioridad. Es un pequeño museo que recupera algunos de los cuentos más famosos de Andersen en bonitas recreaciones pero las historias sólo se pueden escuchar en danés e inglés por lo que nuestros peques no pudieron disfrutarlas adecuadamente.

Acceso al Museo de Hans Christian Andersen en Copenhague

Asociado a este museo hay una entrada complementaria al Museo Believe it or not. Un museo que recoge un montón de cosas curiosas y extravagantes, incluso divertidas. Pero también, algunas salas incluyen elementos algo repulsivos y que pueden provocar miedo, es por ello que no os lo aconsejamos si vais con niños pequeños. Para nosotros, en algún momento, nos resultó incluso desagradable…

En el extraño museo de “Believe it or not”: no todo es divertido…

19. Saborear un dulce en la Pastelería Mormors y aprender sobre la familia real danesa

Pocas veces hemos tomado un café más delicioso y saboreado unos dulces más exquisitos en un lugar más extraño. La antigua pastelería Mormors es todo un icono en la ciudad de Copenhague. Conserva su antigua atmósfera de comercio ya pasado de moda con un montón de elementos que hacen de lugar un lugar extraño y atractivo a la vez.

¿Tomamos un dulce en Mormors?

Se encuentra muy cerca del palacio Amaliensborg, es una gran opción para tomar algo antes de ver el cambio de la guardia real y, además, aprender y divertirse consultando los “interesantes” libros y revistas sobre la vida de los diversos miembros de la familia real danesa. Una experiencia muy muy entretenida…

20. ¿Copenhaguen en Navidad?

Y si viajáis a Copenhague en Navidad no olvidéis – además de ir bien equipado para el frío y la humedad – que vais a tener una oferta especial de actividades y vais a descubrir una ciudad aún más especial si cabe. La ciudad se engalana con sus mejores luces y se convierte en una ciudad de ensueño a pesar del frío. La oferta de mercados de Navidad es diversas: los encontraréis en Nyhavn, en el Parque Tivoli y en Nytorv.

Podéis, patinar en la pista de hielo de la Plaza Nueva del Rey o en el parque de atracciones Tívoli, saborear los típicos platos navideños y dulces daneses (galletas y pan de gengibre, buñuelos fritos y galletas de vainilla, por ejemplo) y escuchar a los coros navideños que deleitan a los paseantes de la ciudad.

Los Jardines Tivoli se iluminan al anochecer y, aún mucho más, si es Navidad

Excursiones y visitas en Copenhaguen

Si vas a Copenhagen con niños con poco tiempo déjate llevar. Si quieres comprar entradas por anticipado para evitar colas y poder hacer hacer un free tour, excursiones y visitas guiadas te recomendamos consultar Copenhaguen Civitatis

¿Qué hacer en los alrededores de Copenhague con niño?

Bakken: el parque de atracciones más antiguo del mundo, fundado en 1583!!. Os sentiréis inmersos en la sociedad danesa pues prácticamente ningún turista acude hasta aquí. Toda, toda la información está exclusivamente en danés. Sin duda los Jardines Tívoli son mejores pero, si os gusta retrotraeros al pasado, os animamos a visitar este lugar.

Museo al Aire Libre o Frilandsmuseet: os lo recomendamos totalmente si os apetece pasar un día en el campo y conocer cómo era la vida en el mundo rural danés en los siglos pasados. Una colección increíble de casas y enseres de diversas partes del país.

El Museo al Aire Libre se encuentra a las afueras de Copenhague

Los gigantes de madera de Thomas Dambo: probablemente se han convertido en un atractivo importante en Dinamarca. Nosotros disfrutamos mucho buscándolos y observándolos.

Los gigantes de madera de Thomas Dambo se ocultan en el suroeste de Copenhague

Como véis Copenhague da para mucho y Dinamarca, para mucho más. Si queréis conocer otras experiencias que hemos vivido en este país podéis visitar nuestro blog, nuestro canal de youtube

Otros planes en Dinamarca que disfrutamos plenamente

El museo vikingo de Roskilde: este museo vikingo se encuentra sólo a 35 km de la capital

– El castillo de Kronborg en Elsinor: al norte de Copenhague encontrais el castillo que inspiró a Shakespeare

Odense y Hans Christian Andersen: la ciudad donde nació el famoso escritor merece una visita para conocerle mejor y para visitar su museo del ferrocarril.

Legoland Billund: el primer parque de atracciones de Legoland. Podéis leer aquí nuestra guía practica para disfrutar Lego Park Billund en familia

– Malmo: cruzar el puente Oresund que une Dinamarca con Suecia y pasar un día en Malmo.

Legoland Billund se encuentra a algo más de dos horas al oeste de Copenhague

Más  info sobre Copenhaguen con niños:

Guía práctica para disfrutar Lego Parc Billund en familia

Visit Copenhaguen

Nosaltres 4 Viatgem

¡Comparte con tus amigos y familiares!
By | 2018-02-12T08:07:26+00:00 31 / Jul / 2017|Categories: Consejos, Destinos, Experiencias|Tags: , , |Sin comentarios

About the Author:

Miryam Fabregat
Vivir el viaje de la vida con calma es mi principal objetivo e intento aprender a hacerlo cada día, pero son tantos los deseos, las tareas pendientes y las ilusiones que difícilmente consigo ese sosiego anhelado. Madre de dos niños, compañera de Pau, amiga, madre, hija, profesora de biología en un instituto público de enseñanza secundaria y soñadora. Sueño con poder viajar sin rumbo fijo, sueño por otro modelo educativo, sueño con una sociedad más justa y más respetuosa con nuestra Madre Tierra. Deseo comunicar mis vivencias y participar en todos aquellos proyectos que nos ayudan a confiar más en los otros y en nosotros mismos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies